reflexiones

Mi vacio lleno.

Te marchaste y me dejaste vacía y sola. Un profundo y doloroso hueco quedó dentro de mi. Y sí, sé que tengo dos maravillosas hijas, tus hermanas, y he intentado que ellas no notaran tu pérdida, aunque ha veces ha sido imposible contener las lágrimas. Me sentía vacía y sola.

Tu hermana mayor me pregunto por ti. (Como le explicas a una niña de 4 años que el bebé ya no está). La expliqué que me equivoque y que no era un bebé, que era un angelito que se subió al cielo. Y que ahora va a cuidar de nosotros. Y al contarle eso…. me sentí vacía y sola.

Ha pasado ya un mes y sigo sintiendo un enorme vacío, un vacío lleno. Lleno de la energía que me dejaste, lleno de tu amor y al pensar eso ya no me siento tan vacía y sola. Pero aunque te sienta cerca, te sigo echando de menos, duele tanto…..

Las pesadillas en las que te oigo llorar desaparecieron a las pocas semanas, pero sigue doliendo. Y mi cuerpo aún me recuerda que estuvisteis dentro de mi y eso que te marchaste sin dejarme cicatrices físicas. Pero me dejaste marcado el alma, y esas cicatrices no se borran por mucho que la vida intente poner cada cosa en su sitio.

Puto destino, siempre me está recordando que por mucho que me esfuerce en cambiarlo, que él es el que decide mi vida , y esta vez se ha cebado, tengo que decirle eso de “tocada y hundida”.

Te me fuiste mi pequeña, y me dejaste vacía y sola. Llena de energía, de amor. Y me enseñaste que por mucho que duela siempre se sale. Y me enseñaste a ser más fuerte. Pero me dejaste vacía y sola.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s